Misión, Visión, Valores

Desde la creación de Vincci Hoteles se definió claramente nuestra razón de ser (Misión); la imagen de futuro que queremos crear para nuestra empresa (Visión) así como los principios que consideramos válidos en nuestra forma de hacer negocio (Valores). Ésta es la base de nuestro pensamiento estratégico, la perspectiva común hacia el futuro que queremos construir para nuestra organización. Cada eslabón en la cadena que compone nuestro servicio conlleva una serie de compromisos ineludibles y, sobre todo, tangibles, con la calidad, la satisfacción de nuestros clientes y el respeto por nuestro entorno social y medioambiental.
misión

Somos una empresa familiar comprometida con la satisfacción de nuestros clientes, ofreciéndoles una experiencia única y siendo la excelencia nuestra carta de presentación. Desarrollamos nuestra actividad en un marco de compromiso con la sociedad y respeto al Medio Ambiente.

visión

Trabajamos para posicionarnos como una organización líder en el negocio de la hotelería, siendo reconocidos por la calidad de nuestro servicio y la orientación a la satisfacción de las necesidades y expectativas de nuestros huéspedes, siempre bajo estrictos criterios de rentabilidad, transparencia, protección del Medio Ambiente y compromiso social.

valores

Los valores de Vincci Hoteles están interrelacionados y se complementan mutuamente. Nos diferencian y nos guían en nuestra labor cotidiana siendo la base de nuestra cultura empresarial.

CALIDAD

Vincci Hoteles tiene un compromiso con la calidad de su servicio. Lograrlo supone un reto permanente y una dedicación por parte de todos ya que engloba a todos y cada uno de los procesos que se desarrollan en nuestra organización. Tiene que ser parte del compromiso individual el orientar nuestros esfuerzos a este objetivo.

Siendo imprescindible para nuestro progreso crea un valor añadido fundamental para nuestro producto. En un mercado tan dinámico, competitivo y complejo como el actual, la competencia hace que los precios se igualen y que sea la Calidad quien marque la diferencia para el cliente, a la hora de tomar la decisión final en su proceso de compra, y para el tour operador, al pensar en la contratación de la cadena. Por lo que, la Calidad se convierte en una herramienta poderosa para crear valor y hacer atractivo nuestro producto.

Supone una mejora continua, “en marcha”, proponiéndonos retos y logrando avances para que nuestro servicio sea cada vez mejor y adaptado a las necesidades del cliente.

ORIENTACIÓN AL CLIENTE

Un servicio de calidad es un servicio orientado al cliente, haciendo el esfuerzo de conocer y comprender sus necesidades, ofreciendo un trato personalizado. Con el auge de Internet, las redes sociales y la enorme difusión de opiniones, se cuenta con más información de cada producto y mayores opciones de compra. Somos conscientes, tomando las palabras de Philip Kotler, de que “la mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos”.

Ello conlleva colaboración, eficacia y profesionalidad en cada una de nuestras facetas generando valor para el cliente. Tenemos que sorprender a nuestros huéspedes dentro de su “experiencia Vincci”, nosotros somos los expertos y tenemos que dar razones para que un cliente lo siga siendo, superar sus expectativas y fidelizarlo.

Para conseguir esta meta para con el cliente externo es imprescindible el rol de nuestro cliente interno. La empatía, su identificación con los valores de la empresa, un clima laboral agradable, solidaridad entre los diferentes departamentos son algunos de los factores clave para que la experiencia del cliente interno sea óptima y ello se traduzca (casi en una relación causa – efecto) en una percepción positiva por parte del cliente externo. La clave del éxito es el capital humano.

RESPONSABILIDAD SOCIAL Y MEDIOAMBIENTAL

Parte del éxito de nuestra empresa debe integrar aspectos tanto sociales como medioambientales e implica su integración en la definición de nuestras operaciones, generar riqueza tanto material como inmaterial logrando un crecimiento sostenible.

Entre todos tenemos que adquirir hábitos orientados hacia la sostenibilidad, buscando el bien común y con un marcado sentido del deber. Debemos ser conscientes de las consecuencias de nuestra actividad y su resonancia en nuestros grupos de interés. La sociedad está cada vez más concienciada de los problemas sociales/medioambientales y se demanda con más fuerza que las empresas no queden al margen de esos retos a los que se enfrenta nuestro entorno.

INTEGRIDAD

La integridad es la clave para que nuestros compromisos se materialicen y cobren la importancia que deben tener. Si no se fuera íntegro, la solidez y coherencia de los valores y principios expuestos aquí perderían todo su valor. Difícilmente se puede, en efecto, hablar de valores y rigor sin hacerlo de la integridad y actuando consecuentemente.

Trabajar por la legalidad, impedir cualquier forma de soborno y ser transparente en las informaciones son solo algunas de las medidas acordes con una conducta empresarial ética. No desarrollar una conducta con estas características puede afectar gravemente a nuestra legitimidad social y nuestra reputación (costosa de conseguir y fácil de perder), minando la confianza y limitando el “largo plazo” de nuestra entidad.

TRANSPARENCIA

La gran cantidad de canales de comunicación y el avance de la tecnología en la actualidad exigen, cada vez más, transparencia a las empresas en la información que ofrecen a la sociedad en relación con sus prácticas. Ello implica ofrecer información relevante, suficiente, fidedigna y oportuna. Toda información que se comunique a los grupos de interés, a los organismos reguladores y a las Administraciones Públicas será fidedigna, adecuada y reflejará apropiadamente la situación de la empresa. Tanto nuestra publicidad como nuestro material promocional en web o folletos serán claros y fiel reflejo de la realidad de nuestras actividades.

En Vincci Hoteles creemos firmemente en promover la integridad y la transparencia en los negocios, consolidando nuestro rigor y credibilidad en nuestros grupos de interés. Estas buenas prácticas empresariales ofrecen confianza al mercado, seguridad al cliente y consolida, desde un punto de vista más amplio, los derechos de los trabajadores y la sociedad en general. En definitiva, el punto de partida hacia una cultura empresarial responsable y sostenible.